La degradación de algunos contaminantes orgánicos puede llevarse a cabo mediante procesos de oxidación avanzada (POAs) entre los que se encuentran los tratamientos con reacciones Fenton y Foto-Fenton que se aplican a especies contaminantes que se encuentran en concentraciones muy pequeñas pero que presentan elevada toxicidad y son resistentes o refractarios a la biodegradación. El objetivo principal de estas reacciones de oxidación es el de degradar el contaminante toxico en su totalidad o en intermedios biodegradables.

Nuestros proyectos generan las  condiciones más favorables para obtener la mayor reducción posible de la concentración del contaminante SQX  y otros en agua hasta obtener compuestos biodegradables o hasta obtener mineralización total, por eso hemos dedicado años en resolver este problema y hoy contamos con equipos POAs para ello.