Los muchos beneficios que nos proporciona una atmósfera ozonizada son:

 Protege la inversión mientras la mercancía está en tránsito.
Mejora en gran medida la seguridad de los alimentos al controlar moldes, levaduras, etileno, Salmonella, E. coli, Listeria y otros contaminantes en el aire y en superficies.
Reduce o elimina el uso de químicos.
El Ozono es un potente desinfectante libre de residuos que, inmediatamente, se transforma en oxígeno, manteniendo el sabor natural del producto, así como su textura y su olor intactos.
Cumple con las directrices orgánicas del USDA, la FDA y todo tipo de organismos reguladores.
Mantiene la frescura de los alimentos, garantizando que la mercancía conserve el valor máximo para su envío.
Vida extendida en la estantería al esterilizar la mercancía y disminuir encogimiento y decaimiento.
Ahorra dinero al reducir el procesamiento de desperdicios, reempaque y procesamiento de reclamaciones relacionadas.
Permite que los productos sensibles se envíen de forma económica a distancias más largas, ayudándole a alcanzar y desarrollar nuevos mercados.

Amplía los tipos de productos frigoríficos para los envíos premium.
Aumentar las oportunidades de mercado ya que nuevas rutas son ahora posibles porque los productos básicos pueden sobrevivir en el océano.
Funciona tanto en contenedores nuevos como usados. No requiere pruebas de presión o inyección de gas.